Abocada de lleno a su carrera como periodista en América, la bailarina dedica sus días al deporte, a tomar sol y a trabajar. Soltera desde su última y larga relación, confiesa que aún no le picó el bichito de la maternidad.

Desde sus comienzos, y hasta el día de hoy, la modelo oriunda de Tandil supo ir creciendo y le fue dando un giro a su carrera. Si bien comenzó como bailarina de Showmatch y alcanzó la popularidad por ser la novia de Alexander Caniggia, con quien salió un tiempo e hizo temporada en Villa Carloz Paz, Sofia Macaggi (31) pudo dejar atrás esa relación, ese lugar en el programa de Marcelo Tinelli y buscar un sitio en los medios como periodista.

Por eso la rubia estudió, se preparó y gracias a ese esfuerzo hoy es una de las caras de las noticias de espectáculos de América. Apasionada por los deportes y la vida sana, entrena de mañana, trabaja de tarde… ¿y con quién pasa la noche? Según confiesa, su corazón no tiene dueño… y está solita.

“Estoy de lunes a viernes en el noticiero de las 19 conducido por Rolando Graña y Soledad Larghi. Los sábados hago noticiero y los domingos Infama. Siempre trabajo por la tarde, así que por la mañana entreno porque me encanta y toda la vida, desde los 5 años, deportes. Hice gimnasia artística, aeróbica y bailé durante muchos años. Estoy acostumbrada, me gusta y así descargo. Siempre fui hiperactiva y por el lado del deporte descargo energía y me hace sentir bien, más allá de lo estético”, afirma.

–¿Le dedicás mucho tiempo a tu cuerpo?
-No entreno siempre, lo hago tres veces por semana, una hora. Hago funcional, salgo a caminar o a trotar. Si me queda tiempo hago un poco de pileta y después me pongo a preparar el programa, los temas y me voy para el canal.

-Por lo que subís a las redes, no sos de cocinar mucho…
-Soy un poco vaga, es la verdad, y tengo mis viandas al mediodía que me ayudan a organizarme. A la noche sí me preparo algo, no me hago grandes cosas.

-¿Te gustaría volver al Bailando?
-Sí, me gustaría volver. Ahora sería diferente. Arranqué como bailarina, pero me gustaría volver con el nuevo formato, como esos que son en pareja, las duplas de famosos. Hoy podría vivirlo desde un lugar diferente, más grande y con otra experiencia en el medio. Sabiendo cómo manejarme. Cuando sos chico las cosas las ves más difíciles y complejas. Ya conozco más gente, estaría bueno. El Bailando me dio muchísimo y fue mi vidriera fuerte, si bien venía haciendo teatro. Eso hizo que la gente me conociera, supieran lo que hago y quién soy.

–Le diste un giro a tu carrera desde esos comienzos en Showmatch.
–Al cambio de arrancar bailando y después pasar al periodismo me llevó la vida. Comencé bailando y surgieron invitaciones a programas, me pedían notas del back de los desfiles y me encantaba. Todo lo que hice lo hice desde el estudio, que me da seguridad. Si no estudio no me siento capacitada. Por eso decidí comenzar con la preparación y encontré un camino que me encantó y que lo veo a largo plazo. Porque cuando sos bailarina pasa el tiempo y el cuerpo no responde de la misma manera o te cansás más. Hice la carrera en el tiempo estipulado, me recibí y empecé a trabajar a mitad de carrera. Fue un camino que me gustó.

–¿Tenés más levante como bailarina o como periodista?
–Creo que lo que pasa hoy es que tienen más acceso a uno a través de las redes sociales. Cuando estuve en el Bailando había Twitter, pero ahí no podían mandarme mensaje directo si no eran seguidores. Era mucho más difícil llegar. Ahora me llegan un montón de mensajes, pero es raro hablar de cero con alguien que no sabés quién es ni qué hace.

–Hace mucho que estás sola, desde que terminaste con tu ex, el abogado Marcelo Trimarchi.
–Después de mi pareja, con quien estuve 5 años, no volví a tener una compañía estable. No se ha dado. No es que esté buscando, dejo que fluya y hasta el momento no conocí a nadie con quien ponerme de novia formalmente. No soy de las que anda exponiendo a full, ni a escondidas. Cuando arranco con alguien decido hacerlo tranqui, no exponerme, para ver qué pasa mientras nos conocemos. Si funciona y fluye. Esa etapa es donde reservo mi vida privada.

–¿La edad es una condición para relacionarte?
–No sé si busco, pero me fijo en alguien de mi edad o un par de años más. Sin que la diferencia sea tan grande. Aunque uno nunca sabe: cuando te enamorás, te enamorás. Lo importante es ser feliz, encontrar tu mejor versión junto a alguien y que sea lindo el día a día. En mi caso, miro de mi edad y hasta unos años más. No con diferencia tan grande.

–¿La maternidad es algo que te gustaría?
–No me veo todavía, ni ahí. No me picó el bichito. Mis amigas ya empezaron a tener hijos, pero yo soy más la tía. No me veo. Tal vez tenga que ver con el hecho de que no estoy en pareja. Ahora me veo más como tía que como mamá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí