Probablemente, ninguno de los 181 participantes que pasaron por las 10 ediciones que tuvo Gran Hermano entre 2001 y 2016 tenga una historia tan fuerte como la de Alejandro Iglesias: nacido y criado en Avellaneda, visibilizó la situación de las personas trans cuando nadie hablaba de ellas. Eran tan discriminadas que hasta se les asignaba un nombre de enfermedad: en aquella época, hasta para la ciencia sufrían disforia de género.

Nueve años después, Paparazzi encontró a Alejandro, quien en todo este tiempo concretó el sueño que fue a buscar en 2011 a la Casa más famosa del país: la operación de adecuación de género. Actualmente, trabaja en la coordinación nacional de diversidad sexual del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Y lo que es mejor: está perdidamente enamorado. Hace 4 años que está de novio con Luz Rodríguez“una diosa, una mujer hermosa que es un sueño, que tiene 22”Es decir, 14 menos que él.

ALEJANDRO CON SU NOVIA, LUZ. PARTICIPO DE GH 2011, AQUEL QUE CONSAGRO A CRISTIAN U.

“La conocí en Jujuy, cuando fuimos con un tren sanitario. El hermano de ella también es trans, como yo, y por su intermedio nos conocimos. Son de Perico, una ciudad que queda a unos 50 kilómetros de la capital San Salvador. Somos muy felices juntos, vivimos en Avellaneda contó Ale.

Iglesias salió noveno del GH que ganó el polémico Cristian U, quien para muchos fue el mejor jugador de la historia. Estuvo 98 días en la Casa, tiempo que resulto suficiente para dar a conocer su caso.

LA LUCHA POR LAS IGUALDAD DE GENERO SIGUE SIENDO UNA CONSTANTE EN LA VIDA DE ALEJANDRO.

Una vez afuera de la casa logró realizar su máximo deseo. “Luego de varias experiencias inimaginadas después de GH, seguí militando por las causas LGBTIQ y gracias a los medios conocí a mucha gente que hicieron posibles mis 3 cirugías en el Hospital Gutiérrez de La Plata con el doctor César Fidalgo, a quien aprecio como un padre ya que me acompañó durante todo el proceso y en los peores momentos me contuvo con todo el equipo” recordó.

“En 2015 conocí a otro amigo, el doctor Héctor Lanza -siguió Iglesias- con quien trabajando juntos pudimos operar a muchos chicos trans en el Hospital Eva Perón de San Martín, y por medio suyo conocí al Vice Ministro de desarrollo social, que me llevó a trabajar con ellos y allí sigo hasta el día de hoy”.

A LA NOVIA LE LLEVA 14 AÑOS. ELLA TIENE 22, EL 36. VIVEN JUNTOS EN AVELLANEDA.

Sobre su paso por la Casa, contó que “entré porque no tenía ni información sobre lo que me tocó vivir. Imagínense que para lo que yo sentía ni siquiera había nombre. Los médicos me hablaban de una “disforia de género”, o sea que para ellos era una patología y yo estaba enfermo.

“Además, las cirugías de “reasignación de género” eran carísimas, por eso en medio del debate de la ley de matrimonio igualitario decidí jugar esta carta en la tele Pensé que por ahí mataba dos pájaros de un tiro. Si gano, pago las operaciones y además la gente comprende que no somos enfermos”. No fue campeón, pero evidentemente su paso por la Casa resultó triunfal.

PROBLEMA FAMILIAR

“Ahora estamos con otro tema de salud en la familia” informó Alejandro. “Hace cosa de un mes y medio, a la hija de la hermana de mi novia, es decir a mi sobrina, le detectaron un tumor maligno en un huesito que está ubicado entre la ingle y el pubis” contó.

ALEJANDRO CON SU GENTE, SIEMPRE OPTIMISTA Y TIRANDO PARA ARRIBA.

“Ellos son todos de Jujuy, pero por suerte la pudimos traer al Garraham y acá ya empezó con quimioterapia. Estamos pasando por un momento jodido en ese sentido. Le detectaron el cáncer allá en Jujuy y pudimos conseguir el avión sanitario para traerla”, sumó.

“La nena tiene 5 añitos y se está tratando. Tenemos todas las esperanzas y las expectativas de que salga adelante”, completó. Así como cumplió uno de los sueños de su vida, ojalá pueda cristalizar también este deseo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí