Se supo que eran pareja en noviembre de 2019, pero lo suyo venía de lejos. Keanu Reeves y Alexandra Grant llevan mucho tiempo saliendo juntos y la suya es una relación consolidada que ya no esconden. El pasado fin de semana la pareja se dejó ver en Berlín junto a varios actores del reparto de The Matrix 4, incluida Carrie-Anne Moss. Juntos posaron ante los fotógrafos antes de entrar a cenar a un conocido restaurante de la ciudad. La película, que también está protagonizada por Neil Patrick Harris y Jonathan Groff, recientemente reanudó la filmación en la capital alemana después de que la producción se suspendiera en marzo debido a la pandemia de coronavirus. La producción en San Francisco se había completado antes del cierre.

Reeves y Grant hicieron público su romance el año pasado, tomados de la mano en un evento de alfombra roja en Los Ángeles después de varios años juntos. Cuando su vida personal se conoció, Grant contó que recibió innumerables llamadas telefónicas de muchos amigos y conocidos. “Creo que todas las personas que conocí me llamaron y eso es fascinante”, dijo la artista a Vogue en marzo. Pero se mostró reservada cuando se le preguntó si el matrimonio era algo que contemplaba. “Con una copa de vino… Me encantaría decírtelo”, bromeó en ese momento. “El amor en todos los niveles es muy importante para mí. ¿Cómo es eso para esquivar la pregunta? No creo que el aislamiento sea el camino. Hay un período de aislamiento que hago como pintora, pero valoro profundamente la experiencia de estar en relación”.

Grant tiene 46 años, es una artista asentada en Los Ángeles que se graduó en Swarthmore College, una universidad de mediados del siglo XIX situada al sur de Filadelfia. Durante su infancia y adolescencia, la artista pasó largas temporadas en México, Francia y España. Distintos museos conservan obra de esta artista, como el LACMA (Los Angeles County Museum of Art), el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, el Blanton Museum (Austin, Texas) o la Galería de Arte de Ontario (Toronto, Canadá). Además, expuso en diversas galerías de su ciudad.

A Reeves y Grant se los había visto salir juntos algunas veces. Se conocen desde hace, al menos, una década. Los dos habían colaborado en un par de libros de la editorial X Artists’ Books: Ode to Happiness (Una oda a la felicidad, publicado en 2011), la primera obra de ambos, y Shadows (Sombras, de 2016). En ellos, el actor escribía textos poéticos y la artista ponía las ilustraciones. De hecho, ese es uno de sus trabajos: basarse en las palabras de otros para luego darles vida mediante dibujos, ilustraciones, esculturas o incluso videoinstalaciones. Su colaboración hizo que se los haya visto juntos en varias ocasiones, como en Art Basel, en Suiza, o en una exposición en París en la que presentaron su trabajo.

Además de artista y emprendedora, Grant también es filántropa y creó el proyecto GrantLOVE. Mediante él consiguió fondos para distintas asociaciones solidarias, gracias a la venta de obras de arte que ella misma crea. La vida de Keanu Reeves tiene poco que ver con sus personajes victoriosos y mucho más con los sobrevivientes que deben ganarse a pulso el equilibrio y la estabilidad personal. Sí, es una estrella de Hollywood, es conocido mundialmente y es uno de los actores mejor pagos de la industria cinematográfica, pero también es la personificación del antidivo y un hombre comprometido que, sin alharacas ni necesidad de que su nombre figure en ningún sitio, destina parte de su fortuna a ayudar en causas sociales.

La pérdida de seres queridos y el cáncer son dos conceptos que aparecen reiteradamente en su biografía. Tras la desaparición de su padre, Reeves vivió la enfermedad de su hermana pequeña, que sufrió una leucemia que logró superar tras meses de tratamiento. Cuando empezó en la industria del cine, después de renunciar a su pasión por el hockey por una grave lesión, conoció a River Phoenix, compañero de rodaje en Mi mundo privado, y desde ese momento uno de sus amigos más cercanos. Una sobredosis de speedball —mezcla de cocaína y heroína— terminó con la vida de Phoenix en una vereda próxima a un bar propiedad de Johnny Depp, un hecho que devastó a Reeves y que marcó su carácter.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí