Hace tres días, More Rial volvió a la arena de las redes sociales para plantar una postura, para exteriorizar lo que le surca por dentro, esa reacción del alma ante una actitud repetida y dolorosa. La hija de Jorge Rial contó con un largo texto lo que le provocan los comentarios nocivos, esos mensajes banales que refieren a su aspecto físico, esa crítica desmedida.

La Reproducción Automática está en Pausa

La influencer posteó: “Para todos los que me dicen que no subo una foto de cuerpo entero, ahí la tienen, ahora dejen de romperme las pelotas. No sé qué tanto les molesta lo que hago o dejo de hacer”.

Además, Morena profundizó: “Puedo evitar las redes, silenciar los comentarios, pero ¿cómo apago todo eso que ya leí? ¿Cómo se apagan las burlas de esos que detrás de una red social con total impunidad consiguieron que más de una vez concluya mi día sin poder mirarme al espejo?”.

¿Cómo se apagan las burlas de esos que detrás de una red social con total impunidad consiguieron que no pueda mirarme al espejo?

Un relato desgarrador, una mirada sobre las consecuencias de una utilización negativa de las redes sociales. Una vivencia que ella padece a diario, más allá que conozca las reglas de juego. La pregunta es: ¿Por qué naturalizar esos comportamientos?

Hace semanas que Romina Pereiro y More Rial demostraron en las plataformas digitales que sanaron su vínculo, que lograron reconstruir la distancia entre ellas. Por eso, la esposa de Jorge volvió a ejemplificar que le importa lo que le sucede a la influencer.

Ante todo este panorama, Morena posteó una imagen de su hijo Francesco, en la que está tomando un juguito y evidentemente se trata de un consejo de Pereiro. Ahí escribió: “Amando el puré de manzana abuela”.

Atenta a ese guiño, Romina se paró y reposteó ese mensaje de la joven en su cuenta de Instagram. Un acto de apoyo y que exhibe el vínculo que las une.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí