En plena cuarentena, Susana Giménez les contó a sus seguidores de Instagram que se siente más nostálgica que nunca. De hecho, recordó el momento en el que su vida cambió para siempre y se mostró muy agradecida.

Junto a una foto retro en blanco y negro, que la muestra protagonizando su primera producción de fotos como modelo, contó que no poder trabajar por la pandemia la está afectando. “Tantos días en casa, la cabeza no para. Y mientras hago cosas los recuerdos, como en una película, van y vienen una y otra vez. Quizás haya llegado el momento de ordenarlos”, expresó.

E hizo hincapié en uno, cuando se separó del papá de su hija Mercedes, Mario Sarrabayrouse. A este momento lo tituló “El día de la independencia”. En ese entonces, soltera, lo primero que pensó fue “Ok, a partir de ahora estoy sola para todo”. Y remarcó que sabía que “no iba a ser fácil” porque en esa época “nadie se separaba” y ella era muy chica, “nunca había trabajado”.

Sin embargo, fue fiel a sí misma y se animó a ser “independiente”. “Eso marcó mi destino para siempre”, contó. Además, reveló que el primer trabajo al que se postuló fue de azafata. “También había dejado mi foto para trabajar como modelo en agencias de publicidad. El mismo día que me llegó la confirmación de una vacante en Aerolíneas Argentinas me llamaron para un casting”, reveló.

Si bien el primer trabajo era “la promesa de la seguridad, con un sueldo fijo”, siempre había querido trabajar como modelo. Y eligió arriesgarse. “Cuando opté por la segunda opción, elegí un camino que en aquel momento jamás hubiera imaginado”, cerró, nostálgica. Y prometió que su “novela” continuará.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí