Astrología Kármica: Sol en Piscis y las claves para ser feliz

Author

Categories

Share

Buscar la felicidad es algo propio de los seres humanos ,y siempre, de alguna u otra forma, actuamos para conseguirla.

La sensación de “estar feliz” es una respuesta fisiológica que ya está programada en nuestros cerebros, también es cierto que cuanto más vamos creciendo social y económicamente, la felicidad se vuelve más ambigua y efímera. Pareciera que cada vez somos menos felices.

Hoy vamos a reflexionar sobre por qué no somos felices o por qué, cuando lo logramos, dura poco tiempo.

“La felicidad está en la naturaleza del hombre. No te debes preocupar en absoluto por la felicidad, ya está aquí, está en tu corazón; sólo tienes que dejar de ser infeliz, debes detener el funcionamiento del mecanismo que crea la infelicidad”. Osho

La mirada al cielo

El ejercicio diario es observar cómo se mueve nuestro sistema. Eso permite una visión más amplia. Ante tanta belleza y sincronicidad planetaria, lo que nos sucede, como producto de la ley de atracción es tan pequeño y pasajero, que se diluye, al menos por momentos.

Continúa Plutón en Capricornio, el gran cirujano, que extirpa todo aquello incoherente en nuestro accionar. Deja a la luz la mentira, la deshonestidad y la falta de sentido común. Aquí la premisa de este planeta: quien divide puede reinar 100 años, el ser que une, reinará para siempre. Hay que lograr unidad interior entre el propósito humano y el espiritual. Somos seres espirituales en un cuerpo humano.

Tres planetas en AcuarioSaturnoJúpiter Mercurio movilizan a nuevas ideas, a enfoques de avanzada en lo social, político, religioso y humanista. Se entremezclan y, por su potente irradiación, activan también la anarquía, la tozudez y el no respetar el orden.

Todo esto, producto de grandes cambios en la forma de ver la vida, que la humanidad está viviendo. Los valores de libertad, cooperatividad y fraternidad debieran ser llevados a la práctica.

Urano impulsa la renovación, la posibilidad de compartir y pensar en equipo. Es el gran despertador que te pregunta qué estás haciendo con tu vida. Por eso es necesario tener, cada día, un tiempo para verse por dentro y sincerarse. Quien miente afuera, está oscuro por dentro.

Los tres planetas en Piscis: Sol, Venus y Neptuno, dan su brillo para que pongamos fin a viejas historias, a romper con creencias fijas y especialmente te empujen a ser feliz a pesar de que haya incertidumbre, miedo, desolación y desilusión.

Todo apunta a salir de tu estado de victimización y que tomes el timón de tu vida. Naciste para ser feliz. Ese es tu destino.

“Ser feliz es cosa tuya. Es una elección que tú haces, y realmente es así de simple. Nadie más que tú es responsable de su felicidad, y nadie más que tú puede elegir ser feliz”. Osho

Neptuno en Piscis, la felicidad es una forma de vivir

Cuanto más pidas felicidad, más vas a sufrir. El sufrimiento es una sombra. Cuanto más grande sea el deseo de ser feliz, mayor será la sombra. Pide felicidad y nunca la encontrarás. Sufrirás de frustración. ¿Por qué? Porque solo hay un camino para ser feliz, y consiste en ser feliz aquí.

La felicidad no es el resultado final del deseo. La felicidad es una actitud, no un deseo. Puedes ser feliz aquí si sabes cómo, y nunca serás feliz si no sabes cómo y continúas deseándola.

La felicidad es un arte. Es una forma de vida. Si puedes estar en silencio y consciente de la vida que te rodea afuera y adentro en este preciso momento, serás feliz. Los pájaros están cantando, el viento está soplando… Los árboles son felices, el cielo es feliz; todo en la existencia es felicidad excepto tú.

La existencia es felicidad. Es una celebración eterna, un festejo.

La fraternidad y la cooperación construirán el nuevo tiempo. (Foto: Adobe Stock)Por: Dada Lin

Planetas y claves prácticas para sentir la felicidad

1.Urano: Vive sin expectativas

Un punto de choque entre las enseñanzas de la “nueva era” y el budismo tradicional está en el tema de las expectativas.

Muchos autores actuales sugieren que el plantearse metas es el primer paso para llegar a la plenitud, pero en el budismo es todo lo contrario: “Hay que vivir más en el presente y dejar que el futuro fluya a su ritmo”.

No es malo tener algunos objetivos que sean positivos y realistas, como por ejemplo, bajar un par de kilogramos o aprender otro idioma, pero si eres de las personas que les cuesta conciliar el sueño en las noches porque se la pasan pensando en los pendientes del trabajo o la escuela por miedo a fallar, seguramente tus expectativas estén controlando tu vida. Haz lo que mejor puedas cada día sin dañar a nadie. Mantén una sonrisa. Plantá semillas de buen carácter y tendrás un hermoso futuro.

2. Venus: dejar ir lo que ya fue

Buda decía: “El mundo está lleno de sufrimiento. El origen del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en desapegarse de todo cuanto nos rodea.”

El apego hacia lo material, las relaciones o experiencias pasadas, pueden cambiar nuestro paradigma y estado de ánimo en un instante. Por esa misma razón normalmente a las personas les gusta ir de compras, coleccionar cosas, salir con gente que las haga sentir bien, etc.

Si bien, este tipo de comportamiento puede hacer que te sientas alegre, de igual manera puede hacerte sentirte miserable. Por ejemplo: tal vez te sientas feliz por manejar un auto deportivo, pero si lo llegas a rayar o chocar, seguramente esa felicidad se borrará completamente de ti.

3. Júpiter: tener enfoque

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Podemos considerar al ser humano como un costal de sensaciones, emociones y sentimientos. Aunque todas ellas coexisten en nuestra mente y trabajan de forma más o menos similar, hay que separarlas en dos tipos: las genuinas y las que son creadas por uno mismo.

Imagina que te cortas el dedo con una hoja de un libro, lo más seguro es que sientas ardor o una molestia; eso es una sensación legítima de tu cuerpo.

Ahora piensa en una situación hipotética, por ejemplo, que alguien te insulta en la calle sin razón aparente, o un pleito con alguien querido. Aunque es probable que sientas iratristeza, o cualquier otra emoción de forma intensa, lo cierto es que es algo psicológico lo que sientes, o sea, algo creado por tu mente.

El enfoque puede convertir una molestia breve en un verdadero sufrimiento, y de igual manera, algo grave puede hacerlo parecer como si fuera nada. Por esa razón, si te sientes mal (física o mentalmente), siempre lo mejor es enfocarse en otra cosa y no en esa sensación.

4. El Sol y la gratitud

Hay que estar agradecidos siempre, en especial en los momentos complicados.

Esta práctica, que se utiliza en todas las otras filosofías y religiones, tiene bastante sentido si tenemos en cuenta que al enfocarnos en todo lo bueno que nos ha pasado en nuestras vidas, automáticamente nos volvemos más positivos, y por lo tanto, más feliz.

La ciencia también ha estudiado mucho sobre este tema, incluso se aplica habitualmente en terapias cognitivas para manejar de mejor forma eventos traumáticos. Así que, no está de más intentarlo.

5. Saturno: cambia la visión

“Aunque vivimos en el mismo mundo, todos lo vemos de diferente formas”

Sin entrar en postulados psicológicos o antropológicos, no hay duda que la forma en que interpretamos las cosas va a depender del significado que les demos y cómo las emociones actúan en nosotros.

Ya que es común que las sensaciones interfieran en las perspectivas, para contrarrestar sus efectos hay que conocerse y transmutar creencias negativas. La Carta Natal Kármica puede serte útil.

A grandes rasgos, la visión es ver lo que hay allí. Es la claridad que puede liberarnos de las aflicciones como los celos o la ira, y permitir que llegue la verdadera felicidad.

¿Y cómo acceder a esa “visión”? Hay muchas técnicas, pero la meditación es una de las más eficientes.

“Cuando te encuentras sereno y unido a la existencia, una plácida brisa de calma te invade, en ese éxtasis de saberte parte de una inmensidad algo empieza a ocurrir, entonces irás por la vida contagiando la magia del corazón, porque la felicidad es amarlo todo”.

Author

Share