spot_img

Cómo cuidar al gomero, una planta apta para principiantes

El gomero o árbol de caucho (cuyo nombre científico es Ficus elástica) es una de las plantas de interior más tradicionales. Tuvo su momento de esplendor durante la década de 1960, así que probablemente la hayas visto en la casa de tus abuelos o de tus bisabuelos.

Desde hace unos años, resurgió de las cenizas y volvió a posicionarse entre las más buscadas para darle un toque verde a los ambientes. Prueba de eso son las imágenes que inundan plataformas como Instagram o Pinterest, y la demanda de ejemplares que registran los viveros.

Esta planta, que puede alcanzar alturas significativas incluso estando en interiores y en maceta, es resistente y fácil de cuidar, lo que la convierte en una elección ideal para principiantes. Su diferencial son sus hojas grandes y gruesas, que pueden ser verde brillante, oscuras o variegadas.

Cuál es la ubicación ideal para el gomero

El gomero es originario de India e Indonesia, por lo que es sensible a las bajas temperaturas. Teniendo eso en cuenta, puede ubicarse en exteriores siempre que sea bajo techo, en una terraza o en un balcón; y también en interiores.

Cómo cuidar bien de tu gomero. (Foto: imagen ilustrativa Pexels)
Cómo cuidar bien de tu gomero. (Foto: imagen ilustrativa Pexels)

La temperatura ideal para que crezca fuerte es de unos 25°C, y de 30°C como máximo. Si está en un ambiente a menos de 8°C, empieza a perder sus hojas.

¿Y la luz? Le gusta recibir luz solar, sobre todo de manera indirecta, aunque puede exponerse a la luz directa de la mañana, en pequeñas dosis. Y si bien puede adaptarse a ambientes oscuros, la falta de iluminación podría afectar su crecimiento.

Cómo cuidar al gomero

En líneas generales, necesita riego moderado. En verano, la recomendación es regarlo dos veces por semana, evitando que se encharque la tierra de la maceta.

Cómo cuidar bien de tu gomero. (Foto: imagen ilustrativa Pexels)
Cómo cuidar bien de tu gomero. (Foto: imagen ilustrativa Pexels)

Y en invierno se puede espaciar el riego cada 15 días, o hacerlo una vez por semana si está en un ambiente calefaccionado.

Por último, para que sus hojas estén siempre brillantes y libres de polvo, conviene rociarlas y limpiarlas con un paño húmedo regularmente.

spot_img

Segui leyendo

Toda la info del Espectaculo