spot_img

Dolores Fonzi consiguió el permiso para cultivar marihuana en su casa y lo celebró fumando en redes

Dolores Fonzi recibió el permiso del Ministerio de Salud de la Argentina para cultivar marihuana en su casa y lo celebró a través de sus redes sociales, donde explicó cómo lo gestionó y fumó frente a cámara.

“Gracias a la ayuda de mis amigos de Cosecha Libre, me entregaron el permiso de Reprocann para cultivar en mi casa, así que, estamos así de contentes. Les dejo el enlace para que lo puedan hacer ustedes””, dijo cantando la actriz en una de sus historias y en la siguiente compartió un video de ella fumando un cigarrillo de marihuana.

Luego, la hermana de Tomás Fonzi le mostró a sus casi 400 mil seguidores, la página a la que accedió para buscar ayuda para gestionar los permisos necesarios. En la web que ella mostró los usuarios pueden registrarse y luego de pagar 6.900 pesos, acceden a una consulta medica y a la vinculación a Reprocann, ente donde se gestiona el permiso.

“Sacá tu permiso para cultivar cannabis de manera legal, con fines medicinales y terapéuticos. Los paradigmas están cambiando, ahora podes cultivar y transportar Cannabis de forma legal en Argentina”, dice la página en la que también se venden cursos y productor relacionados con la temática.

La web a través de la cual Dolores Fonzi gestionó su permisoLa web a través de la cual Dolores Fonzi gestionó su permiso
La Reorocann entrega los permisos para poder cultivar con fines medicinalesLa Reorocann entrega los permisos para poder cultivar con fines medicinales

El Reprocann es el Registro Nacional de Personas Autorizadas al cultivo controlado con fines medicinales y/o terapéuticos y es a través de su web donde quienes lo requieran pueden solicitar el permiso.

“El Programa procura mejorar el acceso a quienes tienen indicación médica basada en la evidencia científica disponible, a un producto como especialidad medicinal; con formulación magistral; o que se origine en un cultivo controlado de la planta de cannabis realizado por los pacientes para sí, por terceros, o por una red de pacientes asistidos por Organizaciones No Gubernamentales (ONG) autorizadas por el Programa a través del Registro del Programa de Cannabis (REPROCANN)”, explica la página Argentina.gob.ar.

Sobre quiénes pueden acceder al permiso, agrega: “Pacientes con indicación médica de especialidad médica o formulación magistral, cuyo expendio se realizará en las farmacias autorizadas. Pacientes con indicación médica que deban inscribirse en el REPROCANN, para obtener autorización para cultivo controlado”.

Para que el ministerio de Salud acepte el registro, además de completar una serie de formularios, los pacientes deben presentar un certificado con la indicación de un doctor: “El médico prescriptor debe adjuntar Declaración Jurada y Consentimiento Informado, y vincular al paciente, tercero u ONG con el cultivo”.

Hace un tiempo en la revista especializada THC, Fonzi había hablado sobre el uso de marihuana: “Hago todo lo que tengo que hacer durante el día, llevo a los chicos al jardín, les doy de comer, los baño, los tengo cenados, ya viendo una peli antes de llevarlos a la cama, y entonces ahí me fumo una pitada y es el momento de cortar con las obligaciones cotidianas un poco y ya es mi momento para ponerme a leer o ver una peli. Digamos que ahora la llevo muy tranqui, muy poco… pero es como el momento de relajación total. O fumo para dormir”.

En la entrevista, había diferenciado aquel momento de otros: “Antes era como más didáctico y para estimular cualquier situación durante el día, y podía ir a trabajar fumada. De hecho me encantaba hacerlo. Ahora ya bajé mucho, pero es porque también tengo muchas cosas que hacer. Antes estaba mucho en una experimentación y en una apertura, como adquiriendo mucha experiencia de todo tipo y la verdad es que a mí la marihuana me abre. En mi caso funcionó como un vehículo de búsqueda”.

Sobre la primera vez que fumó, contó: “A los 19 años y fue en ese momento bisagra del que te hablé, y ese momento también tiene que ver con la marihuana. Comprendo que hay gente a la que no le hace bien para abrir, a mí sí. Ahora ya está. Esa apertura ya sucedió, entonces ahora puedo dosificarla y entonces fumo una pitada cada tanto y está bien. Ahora es ese momento, como la copa de vino que saboreamos”.

spot_img

Segui leyendo

Toda la info del Espectaculo